A partir de tu sonrisa

Mientras preparabas el desayuno

he fusilado a tres moscas

a partir de tu sonrisa.


Esta mañana he salido como siempre al corral,

las gallinas han puesto.


Desde la ventana balbuceabas mi nombre,

en tu mente creías escuchar el llanto,

de un niño,

tal vez hambriento.


Si hubieras apagado la radio…


Quizás era yo quien yacía

con un rólex dorado en la muñeca

y un tiesto lleno de huevos frescos en la mano.


Siento escalofríos al recordar que

nueve gallinas picoteaban

a un enorme gusano con hora de Manhattan

por haberles robado un día

tras otro,

el consuelo de su vejez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s