Archivo mensual: mayo 2008

Letanía para muertos

Letanía para muertos

 

  

 

 

 Ves pasar a un avión

con destino a la vejez.

Coge el tiempo,

destrúyelo,

antes de que una arruga

aparezca en tu cara.

 

 

 

Salgo a la calle y miro el escaparate,

un maniquí me saluda y

con voz temblorosa me pregunta

si he tomado arañas en el desayuno.

 

 

 

Sigo adelante, cruzo un paso de peatones,

desierto. Voy al mercado,

la gente grita desde sus balcones

mientras se arroja al vacío.

 

 

 

Creo que me desmayo.

 

 

Y en ese oscuro letargo,

 rodeo tu cintura con mi sonrisa……

 

 

Hoy paseamos abrazados

                  por los jardines efímeros

de colores sombríos.

 

Anuncios

Y arremetes contra la noche

              Y ARREMETES CONTRA LA NOCHE

 

 

 

 

                         Y arremetes contra la noche

                         diciéndome que Dios no existe, sin embargo

                         me cuentan que te han visto

                         encendiendo velas en la Iglesia.

 

 

                             Escupes en tu pasado,

                             mientras los recuerdos

                             te golpean una y otra vez.

                            No puedes extirparlos

                            yo ya lo he intentado.

 

 

                                La materia arde,

                                aparecen las cenizas,

                               más aún ocultan su glorioso pasado

                               y tú no puedes inmolarte.

 

 

                             ¿No te he enseñado nada?

 

 

                           ¡Y siguen pasando trenes

                                      cargado de pasajeros!.

 

 

                          El cigarro de tu existencia

                          lo sigues consumiendo

                         ahora con caladas más cortas,

                        ¡estúpido!, si piensas que con ello

                         retardas tu encuentro con la muerte.

 

 

                        Escarbas en la mediocridad de tu presente

                        pero algo por fin ha cambiado en ti,

                        tal vez hayan sido

                        los ojos del sexto.

Segunda Pascua

                  Segunda Pascua

 

 

        

 

 

Bajo las cloacas de las alcantarillas,

echado como un perro miserable

sobre la oscuridad de la noche,

escucho conversaciones de tacones paseando.

 

 

Entre risas de prostitutas melladas

como sonido de violín chirriante,

subsisto alimentándome de las sobras

de vuestras basuras

mientras recibo a la luna cargada de escarcha,

y permanezco, sin mantas, aunque arropado por

ese calor

vomitivo que se desprende de las asquerosas ratas.

 

 

Sin embargo, hoy es día de celebraciones.

 

 

Esta noche no cenaré con vino,

abrirás una botella de champaña helado

y arrojarás al fuego ese cáliz maldito,

brindaremos en estas copas de cristal

de Bohemia.

 

 

Y es que sigo siendo el mismo Judas de siempre,

Señor,

traicionándote de nuevo veinte siglos después,

pero esta vez no venderé tu dolor por treinta

monedas de plata,

sino que exigiré que me paguen en dólares

americanos.