Segunda Pascua

                  Segunda Pascua

 

 

        

 

 

Bajo las cloacas de las alcantarillas,

echado como un perro miserable

sobre la oscuridad de la noche,

escucho conversaciones de tacones paseando.

 

 

Entre risas de prostitutas melladas

como sonido de violín chirriante,

subsisto alimentándome de las sobras

de vuestras basuras

mientras recibo a la luna cargada de escarcha,

y permanezco, sin mantas, aunque arropado por

ese calor

vomitivo que se desprende de las asquerosas ratas.

 

 

Sin embargo, hoy es día de celebraciones.

 

 

Esta noche no cenaré con vino,

abrirás una botella de champaña helado

y arrojarás al fuego ese cáliz maldito,

brindaremos en estas copas de cristal

de Bohemia.

 

 

Y es que sigo siendo el mismo Judas de siempre,

Señor,

traicionándote de nuevo veinte siglos después,

pero esta vez no venderé tu dolor por treinta

monedas de plata,

sino que exigiré que me paguen en dólares

americanos.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s