Personaje de ficción

Las conversaciones se tornaron en miradas, las miradas en silencios, y los silencios…………

No sé muy bien por qué, sólo logro recordar aquello. ¿Anterior a eso? Nada.
Tal vez no nos conociéramos. Sí, debió ser así. De otro modo, habría sabido de tu existencia y de los seres que te crearon. Ninguna escritura profetizaba tu inminente llegada, nadie informó de que vendrías tan silenciosa, de haberlo sabido te hubiera esperado en cualquier andén de la estación o en cualquier parada de autobús.

Los trenes ya habían sido descubiertos hacía largo tiempo.

Seguro que tu entrada en la historia fue de una manera perdida, con ojos cabizbajos, temiendo mirar a las caras de los extraños. Así me lo imagino yo, si es que poseo esa facultad.
Pienso que después de observarte durante unos fugaces minutos habría surgido nuestra primera conversación.
A veces consigo materializar en hechos reales mis pensamientos. A veces me ocurre. Sólo a veces.
Hablarías sobre tu procedencia, todavía nerviosa, no sabiendo muy bien si te aclimatarías pronto a un nuevo entorno, a una nueva casa en un pueblo desconocido hasta aquel instante.

Supongo que poco a poco aquella mirada insegura fue adquiriendo la fuerza necesaria para que centímetro a centímetro y segundo a segundo se izara con la lentitud necesaria que se necesita para hacer bien las cosas, con la lentitud necesaria de no causar daño si me enfrentaba a ella. Y por primera vez me vi reflejado; hasta aquel momento todavía no sabía qué forma tenía ni de qué materia estaba manufacturado, nadie me había descrito hasta entonces. Tus ojos fueron los primeros en hacerlo.

Las conversaciones desaparecieron dejando un nuevo espacio para nuestras miradas. Fue un pequeño lapso de tiempo, tan corto como el tiempo que duran los besos, corto y eterno a la vez, como una imagen cinematográfica que queda grabada en la memoria y la puedes revisar una y otra vez en cinemascope y a todo color.

Nuestras miradas comenzaron a descender, algunas de ellas con el rubor de imaginar lo prohibido, y aparecieron los silencios prolongados, editados, cada vez más intensos.

A veces me gustaría reinventarme en un personaje de ficción, si no lo soy todavía, de eso modo mantendría conversaciones contigo que se tornarían en miradas, las miradas en silencios, y los silencios………………..

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s